Portfolio Gastronomía de Mari Carmen Jaime

Recopilatorio de noticias sobre Gastronomía elaboradas por la periodista Mari Carmen Jaime

Pincha sobre las flechas para pasar de imagen y sobre cada una de esta para acceder a la publicación.

Ejemplos de información, crónicas y reportajes sobre gastronomía en la Costa del Sol Occidental que se han publicado en los principales medios de comunicación escritos de Málaga.

 

¿Vacaciones en Noviembre? Apuesta por Marrakech

El comienzo de las vacaciones para algunos trabajadores es impensable hasta el undécimo mes del año. Tradicionalmente, noviembre es un mes con menos turismo y por ello, te recomendamos aprovecharte de esta ventaja para organizar una escapada a un destino paradisíaco muy cercano. Marrakech es una ciudad que reúne encantos arquitectónicos, gastronómicos y culturales que enamoran a quien la visita; más aún cuando puede disfrutarlas sin el bullicio de la temporada alta.

Panorámica de la plaza Djemaa el-Fna
Panorámica de la plaza Djemaa el-Fna
Jardín Botánico Majorette
Jardín Botánico Majorette

 

Se la conoce como una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Un paseo por las calles que conforman La Medina o ciudad antigua da buena fe de ello: sus murallas atesoran un sinfín de palacios y mezquitas que conviven en un entorno de vanguardia: un contraste único en África del que te doy buena nota para que este viaje permanezca imborrable en tu recuerdo.

 

¿Dónde Alojarse?

El centro antiguo se encuentra salpicado de ‘riads’: casas nobles transformadas en hoteles. Edificios tradicionales, mobiliario exótico y servicios de primera calidad describen estos alojamientos. Son el espacio más idóneo para empaparse de la cultura árabe, porque te hacen sentir como un auténtico sultán.

‘La Sultana Marrakech’, un palacete con 28 habitaciones deluxe con paredes de oro, marfil y piedras preciosas, es la opción más idónea  para descansar. La exclusividad caracteriza a este hotel boutique que tiene spa y un hammann (en el que podrás conocer los beneficios del tradicional baño árabe). Por si estos encantos fuesen pocos, dispone de zonas de descanso, restaurante con platos de alta cocina, además de una terraza con panorámicas únicas de La Medina, ideal para entender por qué se conoce a Marrakech como la Ciudad Roja.

 

¿Qué visitar en Marrakech?

La ciudad posee numerosos monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad. El principal es la céntrica plaza Djemaa el Fna, el espacio público más grande y fascinante del país. En ella acróbatas, cuenta-cuentos, vendedores de agua, bailarines y músicos dan más vida si cabe a los puestos de un impresionante zoco donde se puede comprar desde comida a especias y artesanía. Si de día ya no deja indiferente a nadie, la noche en la Djemaa el Fna es visita obligada: nada es comparable a disfrutar de esta explosión de encantos culturales.

El Jardín Majorelle es la antítesis de la plaza Djemaa: un oasis de paz que contrasta con la vorágine de la ciudad. El monumento se conoce con ese nombre porque el pintor francés Jacques Majorelle la diseñó a principios de siglo. Merece la pena recorrer cada rincón de la majestuosa finca: en el centro tiene un edificio colonial de estilo ‘art nouveau’  pintado en azul Majorette, color que combina a la perfección con las más de 300 especies botánicas traídas de todo el mundo. Entre flores exóticas, palmeras y árboles están salpicados lagos de agua dulce y fuentes, diseñados para dar frescor al entorno. Esta maravilla arquitectónica estuvo abandonada durante años. Hoy se puede visitar gracias a que el diseñador Ives Saint Laurent la compró y restauró en la década de los ochenta.

 

¿Dónde comer en Marrakech?

La gastronomía es otro de los atractivos indiscutibles de Marrakech; disfrutar de la cocina tradicional árabe debe formar parte de tus planes de viaje y la mejor recomendación para que los encantos de la ciudad marroquí lleguen a tu paladar es visitar Le Foundouck.

Localizar este restaurante- azotea es toda una aventura pero merece la pena. Para acceder a él hay que atravesar los rincones más oscuros y sucios de La Medina. Nada más cruzar el arco de entrada, el ambiente relajado y las vistas que hay desde la terraza, confirman que vas a comer en un lugar exclusivo. Cordero dulce, tajine de albaricoque o cuscús con verduras conforman sólo una parte del menú. Los ingredientes que se usan en los fogones de este espacio de alta cocina se aderezan con una impresionante decoración a base de tejidos nobles y mobiliario de diseño, mezclados con otros que han sido restaurados.

Es preferible reservar antes, en la terraza y mejor para cenar: la panorámica de La Medina, acompañada de cantos árabes procedentes de las mezquitas de los alrededores, puede convertirse en el mejor acompañamiento para los postres.

Las murallas de Marrakech rodean más encantos de los que aquí. Fuera de ellas también se cuentan por doquier los lugares que enamoran al visitante: crea tu propia ruta aprovechando que acudes a un paraíso seguro, en un mes en el que el bullicio de la ciudad está protagonizado más por lugareños que por turistas.